17 septiembre 2013

ECOSOFIAS INESTABLES por Arq.JS.MELE

ECOsOFIAS
INESTABLES.

La reciente declaración de quiebra de la ciudad de Detroit en los Estados Unidos de América, nos ha introducido a un conjunto de escenarios cuya probabilidad hipotetizada unos cuantos años antes parecían distantes y hasta improbables.

En efecto las ciudades en sus diferentes vertientes, productivas, culturales, sociales atraviesan procesos de transformación que modifican la posibilidad de ser estudiadas en términos convencionales o genéricos.

Como asentamientos humanos de permanencia, su historicidad y legados se ven hoy sacudidos por escenarios potenciales basados en mutaciones económicas, eco ambientales que afectan sus condiciones de vida así como su territorialidad.

Claramente desde sus variantes de escala: pueblo, ciudad, metrópolis y/o post-metrópolis señalan magnitudes cuantificables pero de notoria incidencia en las condiciones existenciales en las que sus habitantes son subsumidos.

El acto de habitar, determinado por ritualidades sociales, practicas de pertenencia e identidades se lo percibe alterado por una cantidad de acontecimientos no explicable simplemente por la geopolítica o las determinaciones históricas convencionales.

Es el sistema de la economía-mundo tal cual lo ha definido Wallerstein el que se ha visto alterado en el marco de las complejidades mediante las que el capitalismo se re-actualiza bajo las actuales condiciones de crisis financiera, productiva, energética y climática.

 

” Wallerstein escribe que el análisis que permite la teoría del sistema-mundo ofrece un valor heurístico –una vía intermedia- entre las generalizaciones históricas y las narraciones particulares. Sostiene que el método óptimo debe perseguir el análisis dentro de las estructuras sistémicas, durante el tiempo y el espacio suficiente para comprender las lógicas que dominan; lógicas que determinan la secuencias más fuertes de la realidad, mientras que a la vez reconoce y considera que estas estructuras sistémicas tienen principio y fin y no deben por lo tanto concebirse como fenómenos eternos.”
 

Algunas de las consecuencias de estos movimientos se advierten en los campos generativos de las acciones urbanas y arquitectónicas. Oscilando entre las distopías y las nuevas utopías, las opciones realistas no cesan de demandar modelos muchas veces transitados y de dudosa eficacia.

 
“El enfoque de los sistemas-mundo sostiene que el capitalismo, como sistema social histórico, ha integrado siempre una variedad de formas de trabajo dentro de una división del trabajo de funcionamiento (economía-mundo). Los países no tienen economías, sino son parte de la economía-mundo. Lejos de ser sociedades o mundos separados, la economía-mundo manifiesta una división del trabajo tripartita en zonas: central, semi-periférica y periférica. El centro establece los negocios en zonas, con la ayuda de los estados que funcionan dentro de cada zona, monopolizando las actividades más provechosas de la división del trabajo. En el reconocimiento de un patrón tripartito, el análisis de los sistemas-mundo es crítico con la teoría de la dependencia y su sistema bimodal que incluye solamente el centro y la periferia. Hay muchas maneras de atribuir un país específico al centro, a la semi-periferia, o a la periferia. Usando una definición formal pero profundamente empírica de la dominación en una relación entre dos países, Piana en 2004 definió el centro como aquella zona compuesta de países libres donde no existe la dominación entre ellos; la semi-periferia como aquellos países dominados mientras que al mismo tiempo dominan a otros (generalmente de la periferia) y la periferia como los países que son dominados y no dominan. “
 

Desde una perspectiva disciplinar, igualmente no parece haber grandes aportes sustantivos para salir de la etapa del diagnostico y generar los modelos de intervención viabilizados por las políticas pertinentes para su eficaz puesta en practica.

Frente a este panorama, enunciado muy sintéticamente, desde una perspectiva crítica nos proponemos indagar con que instrumentos y categorías se podrían modelizar las producciones de hecho ,sino también conjeturar nuevos horizontes de posibilidades a partir de una comprensión cognitiva y sistémica de la actual condición ecosofica de las ciudades.

Pensar ciudades y territorios como conjuntos estructurados según lógicas de complejidad en una perspectiva contemporánea basados en los sistemas de información en sus variadas vertientes, digitales y analógicos permitirían no recaer en los lugares comunes de las interpretaciones basadas en anodinos registro de datos estadísticos o en descriptivas derivaciones fenomenológicas.

Es necesario revisar críticamente las dialécticas reductivas,de centro y periferia; ciudad y campo; arquitectura y ciudad, artificio y naturaleza acercándonos a otras construcciones de sentido en las que sean los paisajes y territorios los que permitan mapear y diagramatizar unos vínculos que generen líneas de pensamiento alternativo a las simple adecuaciones funcionales de los asentamientos humanos .

Es esta dimensión heterogénea donde los sistemas de representación de alta complejidad se acerquen a las epistemologías informacionales de movimiento, interrogando dichos asentamientos desde los campos ficcionales y los mas objetivos procedimientos de datación de los sitios, se podría construir un conjunto de aproximaciones criticas debeladoras de principios de inamencia,latencias,potencialidades desocultadas por registros basados en proliferaciones cuyo plano de consistencia ponga en evidencia conflictos y contradicciones del habitar humano.

Ampliando el campo de análisis y de registros a territorios inhóspitos y/o no colonizados supone una posibilidad experimental para constituir nuevos patrones genéticos de intervención que discutan las formas convencionales de proyectar asentamientos urbanos. En este sentido la perspectiva ecosofica, nos dirigiría a la sustitución paradigmática de la pre-valencia del soporte material entendido como arquitectura por nuevas matrices devenidas desde el exterior de las tradiciones disciplinares históricas.

Necesitamos entender los diversos estados de la materia y de la energía como materiales ya dados por la naturaleza y articularlo como matrices generativas de nuevas o sugerentes experiencia de localización.

Pero también necesitamos comprender el estado de la cuestión en torno a las constantes demandas sociales auto convocadas virtualmente en las redes y manifestadas públicamente en los espacios de nuestras ciudades. La magnitud escalar de tales articulaciones son globales pero altamente diferenciadas. Los reclamos, herederos de las fracturas culturales del 68 no cesan de plantear la búsqueda del habitar digno bajo condiciones ambientales benéficas, aragumentando con nuevas construcciones derivadas en mentalidades de cambios frente a una crisis financiera que desde 2008 no termina de resolverse sino en desmedro de vastos sectores de la población.

En este sentido las reflexiones de Manuel Castells plantean un registro crítico para no recaer en los lugares comunes de los modelos ya probados, recuperando la importancia del campo comunicación como redes de articulación de diferencias reivindicativas de las nuevas dignidades sociales.

“El espacio público urbano es fundamental, porque es donde estos movimientos se articulan de forma visible en la sociedad. Nacen y viven en Internet, pero para encontrarse con la sociedad tienen que salir al espacio público. Pueden plantarse en una plaza y alguien, para ser del movimiento, le bastará con estar allí, aunque sea unos minutos. Los debates que se dan allí son fundamentales para la reconstrucción de la democracia. Como usted decía bien, el confrontar al sistema tiene costos importantes, y esto da miedo, y el miedo sólo se supera estando juntos, o juntas, como dicen en España. Los movimientos siempre hablan en femenino. Nos van a pegar, pero ya no es lo mismo estando juntos. En términos de las formas de expresión el espacio urbano es fundamental”Castells.


HACIA OTRAS PRACTICAS DE DISEÑO BIO-ECO-POLITICAS.

De acuerdo a los modelos predictivos, para mediados de siglo, aproximadamente el 85% de los asentamientos humanos van a ser urbanos, la des-ruralización es un hecho, el numero creciente de la población mundial se multiplicaría exponencialmente.

El diseño, la gestión y producción de ambientes de socialidad impone la necesidad de replantear las estrategias de colonización territoriales tanto en las condiciones locales como globales, reformulando los análisis e interpretaciones de los territorios y paisajes culturales que potencialmente deberán ser sinergizados para la concepción de nuevas ciudades en nuevas geografías e inclusive en el avance sobre lugares insospechados de ocupación humana.

En estos otros paisajes, incluidos los exógenos, aunque suene a ficción científica la conjetura proyectual y critica no debiera estar ausente, nuestra mirada podría ajustarse mediante una iconoclasta, pero múltiple actitud de enlaces desde diferentes perspectivas en el interior de los rizomas de los ecosistemas, de la comunicación, generando modelos de producción experimentales abiertos a los escenarios de cambio.

Las tres ecologías que planteara Félix Guattari, aunando en una nueva matriz de pensamiento lo social, lo individual y lo ambiental, podrían entre otras ser la plataforma conceptual para comenzar a repensar las nuevas condiciones de interaccion, entre arquitecturas, ciudades, paisajes y territorios desde un sentido pro-activo.

Se podría considerar la posibilidad que sea dirigido a pre-anunciar modelos prospectivos de intervención entendidos como construcciones de verosimilitud sustentados en los nuevos patrones de análisis de lo real. El registro de tales condiciones materiales constituidas en patrones o prótesis de base sobre los que actuar basados en huellas, hiatos, intersticios y condiciones inmanentes de diversidades geográficas potencialmente reconfigurables por las acciones de diseño.

Esto no implicaría dejar de lado desconociendo, ritualidades sociales, identidades o pautas culturales características de las actuales condiciones de vida urbana, sino actualizarlas en los escenarios cambiantes de las dialécticas interactuantes entre modelos sistémicos y anti sistémicos que hoy son discutidos frente a las incertidumbres puestas de manifiesto en la actual coyuntura del capitalismo globalizado.

hora en BA