28 diciembre 2008

Hacia una nueva arquitectura? parte 2 - por Jorge Mele

Enigmáticas manifestaciones arquitectónicas en ocasiones vuelven a presionar desde un pasado remoto las direcciones de los futuros posibles.
Como magnificas piedras preciosas brillantes en la oscuridad hay obras que aguardan su desciframiento ocultando para si los secretos de su construcción en cosmogonías dificultosamente abordables desde nuestros días.
Igualmente con nuestra contemporaneidad, inescrutables, ciertas realizaciones presentan sus laberintos lingüísticos como una critica despiadada a la simplificación del acto arquitectónico, cómo hibridizaciones de géneros y corrientes surreales el recuerdo de la casa-tumba del cartero Cheval, la vivienda de Juan O. Gorman o el palacio en la selva de Sir James dilatan nuestro campo de la conciencia potenciando la sensibilidad y alertando sobre el olvido.

(mas texto e imagenes en el articulo completo)
-------------

Simultáneamente en un arco temporal opuesto en aquella zona que denominamos futuro-presente, la arquitectura pugna con superar convencionalismos y desarrollando investigaciones proyectuales avanzadas transita con arbitrio pero radicalmente los lazos con las tradiciones operativas en vigencia.< Así desde los campos metafóricos y analógicos, coexisten búsquedas donde las autonomías procedimentales han roto las predicciones referenciales y han avanzado sobre configuraciones extradisciplinarias enriqueciendo los procesos de proyecto.
Estos, reconduciendo a unas líneas de fronteras donde la ciencia y el arte son reunidas a través de la mediación de un sujeto productor cada vez mas libre de anteriores determinaciones históricas ensaya sus propuestas mas osadas.
En ocasiones entre la celebración de la apariencia y el espectáculo, en otras mediante una programática alternativa y en oportunidades definitivamente como una narcisista represtación de una arbitrariedad sin fin.
Sin embargo es desde esta ultima considerada como experimento de riesgo de la que podemos esperar nuevas construcciones y constelaciones de sentidos que no reconduzcan permanentemente a lo ya dicho o conocido.Si esto es deseable,solo cuando las sociedades sean concientes de sus transformaciones probablemente asuman la línea de borde que separa la arquitectura de la mera construcción.
Así el grupo Emergent, Snohetta o Assymptote hoy transitan estas investigaciones anticipando un futuro, por los menos inasible para quienes intenten recorrer los caminos ya trillados de las constante reinterpretaciones de pasados que huyen al presente como fantasmagorías en la búsqueda de su resignificación.


Jorge S. Mele

hora en BA